El nuevo área de Banca Digital del BBVA

EL 21 llegó la primavera y ya se sabe llega el momento de las juntas de accionistas y de ejecutar estrategias ya presentadas. Según publican el BBVA ha decidido crear una nueva división digital con poderes para transformar el banco, llamada “Banca Digital.

“Con la nueva estructura, damos un gran paso para abordar la transformación de un banco analógico, eficiente y rentable en una empresa digital de servicios del conocimiento”. Francisco González

La verdad es que dicho así suena a cuando Telefónica anunció en el 2011 la creación de “Telefónica Digital”. Pero bueno, lo que sí es verdad es que Francisco González y el BBVA tienen una apuesta clara por la digitalización, así que habrá que dar un voto de confianza.

Pero no acabo de entender lo de la transformación del banco en una empresa digital de servicios del conocimiento.

El BBVA es un banco y tengo claro que seguirá siéndolo. Estoy de acuerdo con que todo se digitaliza y las relaciones con el banco también. Pero al final su negocio debe seguir siendo:

  • Guardar el dinero de los clientes
  • Invertir el dinero que le dan (clientes y bancos centrales)
  • Dar crédito a particulares y empresas
  • Facilitar herramientas de pago (según país: tarjetas, transferencias, domiciliación, cheques)
  • Y por supuesto ganar dinero con cada uno de esos servicios

Hace ya tiempo que escribí sobre la transformación bancaria. Seguro que todo ha evolucionado desde aquel post, pero lo básico sigue ahí.

¿Cómo puede hacer dinero un banco en el entorno digital?

Tu estrategia dice que las oficinas tienden a la desaparición. Como cliente me tienes que ofrecer algo que me haga preferir a un banco sin oficinas antes que a un banco físico. (lo digo yo que soy cliente de Bankinter desde 1999 y no he pisado nunca una oficina ni para pedir la hipoteca que tengo con ellos).

A este respecto se me ocurren varias cosas que necesito, la primera menos costes que ningún otro banco. Es decir, 0€ por tarjetas, 0€ por sacar dinero de cajeros, 0€ por transferencias, 0€ por mantenimiento de cuentas. Y que todo funcione y no tenga que llamar a un call-center para quejarme, porque entonces salgo de ese banco a la primera de cambio.

Otra cosa que necesito son herramientas que funcionan y son sencillas. Las aplicaciones de los bancos suelen ser desastrosas y complicadas (vaya, han comprado Simple, ahí sí tienen una buena herramienta).

Los productos de inversión que me vendan, tendrán que ser muy claros y sencillos. Es decir, rentabilidad garantizada. Nada de cosas complicadas que a lo mejor el de la oficina me la colaría, pero por teléfono… invertir mi dinero no es contratar un adsl.

Uff, hasta aquí suena a que reduzco costes por cierres de oficinas. Pero también se complica la venta de productos de inversión y a la vez bajo los ingresos por comisiones comunes (transferencias, tarjetas, mantenimiento…).

Esto, a día de hoy, suena a ING Direct. No hay nada innovador, de hecho ING Direct resulta que abre oficinas para llegar al cliente local.

Si el banco pierde las comisiones fáciles, las cláusulas suelo de las hipotecas… y todas esas cosas que generaban ingresos sencillos, tiene que buscar otra manera de generar negocio.

Los primeros que se tienen que echar a temblar son las empresas de seguros. Si yo financio un coche, una casa, una moto, una reforma de un local comercial… voy a tratar de quedarme con ese seguro a muerte. Los bancos querrán o quedarse con la póliza (negocio de banca-seguro) o intermediarla (negocio de corredor comisionando).

¿Cómo más puede generar comisiones? Por los medios de pago.

  • Cada vez que alguien paga en un negocio que usa un tpv del BBVA, este se lleva una comisión.
  • Si el particular paga con una tarjeta del BBVA en un comercio con un tpv del Santander, la mayor parte de la comisión se la llevará el Santander.
  • Si el que paga usa una tarjeta del BBVA y el negocio un tpv del BBVA, un negocio estupendo pues todo queda en casa.

A día de hoy la principal variable en la elección los medios de pago, es la comisión que te cobra el banco por cada transacción.

¿Qué otra variable puedo añadir para que un negocio elija mi medio de pago frente a otro?

Está clarísimo: genérale negocio a esa empresa.

¿Cómo generaría negocio el banco a esas empresas?

Es fácil. He tratado de explicárselo varias veces ya a distintos responsables del banco, pero me ha sido imposible.

A lo mejor ahora el área de Banca Digital puede profundizar en esa estrategia.

Los programas de fidelización

Es algo que desde hace tiempo miro en profundidad, me fascina. Mires donde mires, cualquier gran empresa con muchos clientes lanza un programa para fidelizarlos. Además esto lo suelen acoger con mucho cariño entre la dirección de Marketing y la de Clientes.

El problema es que el resultado suele ser mediocre, porque nadie hace los deberes ni se responsabiliza de verdad. Nadie se pregunta “¿Qué debemos hacer para fidelizar a nuestros clientes?“.

¿Cómo hacen los programas de fidelización las grandes empresas?

Lo primero y más importante darle un nombre. Os voy a poner varios ejemplos: “Por ser cliente de vodafone“, “Por ser de movistar“, “auto club mutua“, “Club GAES” (sí GAES, los de los aparatos de sordera, dicen que tienen más de 400.000 socios), “multiestrella de La Caixa” y “iberiaplus

Después viene “El Programa de Puntos“. Un programa de fidelización sin programa de puntos no es nadie. Así que hay que nombrar a esos puntos:

  • vodafone: Puntos vodafone
  • movistar: Movis
  • Autoclub mutua: €uropuntos
  • GAES: Puntos GAES
  • La Caixa: Puntos estrella
  • Iberia: Avios y Puntos Élite (aquí ya 2 niveles de tipos de puntos).

Importante también, claro, hacer una tarjeta física. Nadie es de un club si no tiene una tarjeta.

Luego, por supuesto, hay que hacer una categorización de clientes y darle a cada uno la tarjeta de Su nivel, cuestión de estatus vamos. Los nombre más clásicos son metales y piedras preciosas: Plata, Oro, Platino, Diamante… (vease Iberia, vodafone y la mutua). Todo un derroche de imaginación por parte del equipo de marketing vamos.

Y por último, el contenido, la chicha, ¿qué damos a los clientes por ser clientes nuestros? Ahí también hay unos cuantos clásicos:

  • Tarjetas de crédito que te dan puntos por consumo.
  • Acuerdos con empresas (siempre las mismas) que te dan un % de descuento por ser usuario del club: hoteles, alquiler de coches, Spas…
  • Cupones descuentos.

A favor de los departamentos de fidelización, hay que decir que estas cosas se las suelen vender empresas que se lo montan en un pack todo en uno. De manera que en poco tiempo pueden justificar que ya está en marcha el programa de fidelización con gran éxito para todo el mundo.

Aparte de todo esto, hay que decir que también hay cosas que Sí tienen sentido en muchos de estos programas y que están muy bien pensadas. Pero las mayoría de las cosas son similares y mediocres.

¿Cómo haría yo un plan de fidelización?

Lo primero es que me quede claro lo que vendo y como valoran mis clientes mi servicio.

  • Vodafone y movistar: telefonía, internet, telefonía móvil.
  • Mutua: seguros.
  • La Caixa: servicios bancarios, medios de pago.
  • GAES: servicios de audición.
  • Iberia: viajes en avión.

Esto traducido a como lo ve un consumidor como yo es equivalente a esto:

  • Vodafone y movistar

    – Quiero un smartphone chulo, gratis o por un precio financiado por debajo de mercado. Como antes.
    – Quiero una conexión a Internet que vaya a toda leche para poder descargar de todo.
    – Quiero la mejor tarifa posible con la mejor cobertura en mi zona.

  • Mutua (seguro de auto)

    – Quiero pagar el mejor precio posible porque no llamo nunca a mi seguro.
    – Cuando llamo quiero que me solucionen mi problema a la primera, no tener que llamar 800 veces.
    – Si no he dado ningún parte no quiero pagar más que el año pasado.

  • La Caixa

    – No quiero pagar comisiones de ningún tipo, ni por cuenta corriente, ni por tarjetas, ni por transferencias.
    – El dinero que tengo quiero que me lo remuneren al mejor tipo de interés posible.

  • GAES

    – soy sordo y es una putada. Quiero un cacharro que funcione bien, no se note y sea lo más barato posible.
    – Que el mantenimiento me cueste lo menos posible.

  • Iberia

    – Quiero puntualidad en salidas y llegadas y que no me pierdan/destrocen las maletas.
    – Quiero volar al mejor precio posible en los mejores horarios.

Visto esto, yo pasaría a analizar que valor pueden ver mis clientes en mi servicio sobre el de la competencia. Mis preguntas claves serían:

  • ¿Tengo igual precio o más barato o más caro que la competencia?
  • ¿Tengo igual servicio o mejor o peor que la competencia?
  • ¿Tengo igual atención al cliente o mejor o peor que la competencia?

Haciendo el estudio individualizado por cada compañía, trataría estos asuntos:

  • Vodafone

    – En móvil funciono bien, buena cobertura y velocidad de datos. Además doy teléfonos baratos o gratis.
    – En telefonía fija e internet tengo un problemón, haciendo que muchos clientes se cabreen conmigo.
    – En precios ahora estoy en línea con los más baratos en las tarifas todo en uno (móvil + fijo + internet).
    – En atención al cliente soy pésimo y tengo un montón de errores en facturación (siempre a mi favor).

  • Movistar
    – El servicio es bueno, el que menos fallo da de todas las operadoras. El alta de móvil, fijo, fibra, internet funciona sin problemas.
    – Ya no regalo teléfonos, sólo los financio (en plan renting…). Mis precios financiados también son más altos que los de los demás (incluso teléfonos libres).
    – Soy mucho más caro que los demás.
    – La atención al cliente normal, no suele haber problemas de facturación.
  • Mutua (Seguro de auto)
    Los seguros son complicados, porque no tengo ningún interés en que me presten servicio. Eso querrá decir que ha pasado algo malo. El precio es una variable muy importante. En este caso:
    – El servicio a priori es bueno, como las aseguradoras importantes tipo MAPFRE, Allianz…
    – El precio el primer año lleva un descuento del 50%. Pero aún si no doy partes al año siguiente ya no tengo el precio inicial. Mala percepción, soy buen cliente, no te he generado gasto y me doblas el precio de mi seguro el segundo año.
    – El segundo año el precio estará en la media tirando a parte alta de precio.
    – Me permiten pagar en tres veces.
    – Puedo dar tres partes sin que eso suponga penalización.
    – Atención al cliente bien y si vives en Madrid inmediata.
  • La Caixa
    – Imagen de banco solvente.
    – Amplia red de oficinas y cajeros.
    – Producto normal y corriente de un banco. Ni fú ni fá.
  • GAES
    – Líder en su segmento.Poca competencia a nivel nacional.
    – Percepción de solvencia.
    – Precios caros.
  • Iberia
    – En general los problemas de cualquier compañía aérea.
    – Precios más caros.
    – Antes tenía más rutas y horarios, ahora cae en ambos.

A partir de aquí habría que analizar y empezar a sacar conclusiones y trabajar.

1) Si tu producto es considerado una “utility” (algo tan cotidiano y extendido ya que el servicio no varía mucho independientemente de la compañía que lo de: gasolina, gas, electricidad, telefonía, seguros…) date por jodido, la principal variable para elegirte es el precio.

En este caso se libra GAES por ser un producto menos extendido. Bien, lo tiene más fácil aunque no tiene que descuidarse.

2) Debido al punto 1, tengo que buscar maneras de reducir el coste para mis clientes de mi producto. En telefonía, seguros y aviación es básico.

Iberia plus lo hizo muy bien aquí. Entendió que cuando alguien viaja, normalmente contrata un hotel, un alquiler de coche, va a comer fuera y visitará museos… Así que llegó a acuerdos con todos esos proveedores para que cuando les generara negocio un cliente iberia, le dieran un porcentaje en puntos canjeables por vuelos. Además, para que la gente vuele más, también te daba puntos por cada vuelo que haces.

3) ¿Qué otras cosas pueden facilitar la vida a mis clientes?

Aquí es la Mutua la que lo ha hecho muy bien (aunque no lo explique muy bien en su web). Se preguntó: ¿Un conductor de coche que necesita?

– Un seguro -> con la mutua.
– El carnet de conducir -> acuerdos con autoescuelas.
– Un coche -> acuerdos con concesionarios y con gestorías para trámites en VO.
– Cambiar las ruedas -> acuerdos con talleres de neumáticos.
– Revisiones y cambios de aceite -> acuerdos con talleres.
– Renovar el carnet de conducir -> acuerdos con Centros de Reconocimientos Médicos y gestorías para trámites con Tráfico.

La ha clavado con respecto a lo que necesito como conductor, sólo tiene que comunicarlo un poco mejor.

del MP3 al ePub, pasando por el iPod y el kindle

Hace unos días estuve en casa de mi madre y, como siempre que voy, me puse a rebuscar en cajones (suelo encontrarme con recuerdos y cosas viejas curiosas). Me encontré con ésto (el aparato que está a la izquierda del iPhone 1):
yepp
Mucha gente no sabrá lo que es. Es un Samsung yepp YP-E32, un reproductor mp3 de 1.999, con la friolera de 32Mb de capacidad (cabían unas 8-10 canciones siempre que no estuvieran a una calidad mayor de 128kbs). Creo que fue de los primeros lectores MP3 que se lanzaron. Por aquella época lo que de verdad estaba de moda y era puntero, eran los discman que leían cds con ficheros mp3.

Era una época en la que todos los ordenadores traían lector-grabador de CDs. Aún se compraba mucha música. Y el programa de ordenador estrella para la música era el winamp, pasabas tus CDs a mp3 y tenías toda tu música disponible en el ordenador de la oficina sin tener que amontonar CDs.

Visto ahora con perspectiva, en todo este proceso, hubo dos cosas importantes:

  • Podías compartir música en MP3 fácilmente con los compañeros de trabajo, sólo eran ficheros y era fácil pasárselos de un ordenador a otro.
  • Además podías copiar toda esa música en MP3 a un CD de datos y tener en un único CD multitud de música que podías escuchar en tu lector de CD-MP3 o en cualquier ordenador.

Esas dos cosas que pasaron desapercibidas para la mayoría de nosotros, los mortales (y para la industria discográfica en particular), no fue así para al menos dos personas:

  • Sean Parker (conocido inversor de facebook) fue el cofundador de Napster. Fue la primera gran red P2P de intercambio de archivos de música entre usuarios. Ya no compartías la música con tus conocidos, ya lo hacías con cualquier persona conectada a Napster.

    A finales de 1999 varias de las grandes discográficas lo denunciaron, consiguiendo aumentar la popularidad de Napster y que alcanzara los 26MM de usuarios. El daño ya estaba hecho.

  • Steve Jobs se dio cuenta de que nos gusta tener a mano nuestra música, cuanta más mejor, porque te puede apetecer escuchar una canción de un grupo y al momento otra de un cantante distinto, o de otro album. Y crearon en el 2001 el iPod, con capacidad de 5 y 10GB y una duración de 10h de la batería. Impresionante, podías tener toda tu discoteca metida en el bolsillo (sólo funcionaba para mac, pero lo solucionaron en las siguientes versiones accediendo a un público mayor y añadiendo capacidades más grandes, de hasta 160GB en el 2007).

    Hoy nos parece lo más normal del mundo llevar varios GB de música en el bolsillo en un lector de MP3 o incluso en el móvil, pero hace 10 años lo normal (salvo el iPod) era llevar un reproductor de como mucho 512Mb o 1Gb en el mejor de los casos.

La conjunción planetaria del nacimiento del mp3, los servicios P2P y los dispositivos portátiles con varios GB de capacidad destrozó el mercado discográfico que existía hasta la fecha.

¿Que va a pasar con los libros y el negocio editorial?

Por resumir, creo que pasará algo parecido a lo que ocurrió con la música. A no ser que las editoriales estén estudiando bien las señales y encuentren un negocio alternativo.

Estas son las señales según las veo yo:

  • En 2007 el Epub se convirtió en un estándar oficial del International Digital Publishing Forum (IDPF) para la publicación de libros electrónicos.
  • En 2006 Sony lanza su primer lector de libros electrónicos basado en tinta electrónica, el Sony Reader
  • En noviembre de 2007 Amazon lanzó el kindle a un precio mucho más bajo que todos los demás lectores, popularizando desde entonces su uso.
  • Todos los libros publicados, por las editoriales, en formato electrónico (epub, awz, mobi, pdf…) pueden encontrarse fácilmente en las redes P2P para su descarga.
  • Hay gente que escanea libros físicos y los mete en las redes de descarga en formato pdf.
  • Libros no publicados en formato electrónico son más difíciles de encontrar para su descarga.
  • Los libros electrónicos no tienen coste de impresión, manipulación, distribución… y el coste de descarga de 10MB (por poner un tamaño a un fichero de un libro) tiende a 0€.
  • El coste de un libro en formato electrónico tiene que ser de muy poquitos euros. Tan pocos que no pienses ni en perder el tiempo en buscarlo en internet para descargar.
  • Amazon es el único que entiende esto hasta el momento. Mira los precios de los más vendidos en Amazon.
  • Sólo necesito llevar 1 libro en el lector (bueno, como mucho 4-5) porque sólo leo un libro cada vez, y mi media será de un par de libros leídos al mes. La capacidad del lector no es significativa ahora.
  • Leo novedades, pero también cosas que descubro por ahí y cosas que me recomiendan conocidos.
  • Mi madre, de 74 años, que decía que a ella le gustaba más el papel, no se separa de su kindle comprado hace casi 2 años. Y pone el tamaño de letra con el que mejor lee.
  • Cualquier escritor puede publicar su libro en formato electrónico y ponerlo disponible en Internet sin necesidad de una editorial.
  • Los escritores no dan conciertos, así que aquí no hay porcentaje que negociar sobre ese tema u otro parecido.

Ahora señores de las editoriales, a trabajar en encontrar un producto que les permita seguir viviendo de esto. No la jodan como los de la música por favor. Si me permiten un consejo:

Es mejor que les paguen poco dinero a que no les paguen nada.

EAFIs para todo el mundo

Últimamente coincido de vez en cuando con un conocido que trabaja en el sector  financiero. Parte de su trabajo consiste en dirigir una EAFI.

Para aquel que no sepa lo que es una EAFI, esta es la definición más o menos formal:

La EAFI (Empresa de Asesoramiento Financiero Independiente) es una nueva figura de Empresa de Servicios de Inversión que viene a complementar a las tres ya existentes: Sociedades de Valores, Agencias de Valores y Sociedades Gestoras de Cartera.

La EAFI tiene como objeto social exclusivo prestar el servicio de asesoramiento en materia de inversión, entendido éste la realización de recomendaciones personalizadas a clientes sobre instrumentos financieros. Las EAFI podrán además prestar servicios auxiliares tales como asesoramiento a empresas sobre estructura de capital, estrategia industrial y cuestiones afines, así como asesoramiento y demás servicios en relación con fusiones y adquisiciones de empresas. Adicionalmente, las EAFI podrían elaborar informes de inversiones y análisis financiero u otras formas de recomendación general relativa a operaciones sobre instrumentos financieros.

Ninguna persona o entidad podrá, sin haber obtenido la preceptiva autorización y hallarse inscrita en el registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, prestar con carácter profesional o habitual a terceros el servicio de asesoramiento en materia de inversión.

La Ley permite a las EAFI recibir comisiones e incentivos de terceros ajenos a sus clientes por la recomendación de sus servicios y productos (siempre que informen a sus clientes de forma transparente de los detalles de esta circunstancia).

Bueno, una empresa que se dedica a dar asesoramiento financiero “independiente”. En teoría pensando en tus ahorros y no en las comisiones de productos de terceros que ellos puedan recomendar.

Obviamente, así a priori, por la entidad de las EAFIs que he podido ver, no es un servicio para el ahorrador particular. Es un servicio más diseñado para grandes fortunas, family offices, gestión de SICAVs  o empresas con carteras de inversiones.

Estas consultoras/asesorías están enfocadas en un segmento de negocio “Tailoring”: pocos clientes, servicio muy personalizado y un coste alto por el servicio.

He estado investigando un poco los precios de una EAFI para un inversor/ahorrador particular como pudiera serlo yo y los servicios no bajarían de unos 250€/mes. Unos 3.000€ al año. Mucho para el nivel de inversiones financieras que alguien como yo puede acometer.

Si miramos las cifras que da INVERCO de patrimonio de Instituciones de Inversión Colectiva (SICAVs, Fondos de Inversión) y de Planes de Pensiones desglosan unos 200.000 Millones de euros en gestión con 6 Millones de partícipes para los primeros y unos 51.000 Millones de euros de activos repartidos entre 8 Millones de partícipes para los segundos. A esto habría que sumar las inversiones en Bolsa de Valores y en Seguros de Ahorro (Unit Linked, PPAs…).

Bueno, redondeando y diciendo un número más o menos real, podemos asegurar que en España hay unos 7 Millones de ahorradores/inversores, con más o menos dinero ahorrado e invertido.

Voy a tratar de ser generoso con las cifras

Voy a pensar que en España hay unas 2.000 empresas dedicadas al asesoramiento financiero (Según el listado de la CNMV hay 92 registradas). Y voy a dar unos 250 clientes por cada una de estas firmas. Lo que me da unos 500.000 inversores que tienen la suerte de contar con un Asesor Financiero Independiente.

Del mismo modo, voy a asignar la misma cantidad de inversores/ahorradores que trabajan con una Gestora de inversiones (tipo Abante o Atlas Capital). Eso hacen 1 Millón de inversores que están asesorados de manera profesional.

¿Y los otros 6 Millones de ahorradores?

Pues pasa que nos tenemos que conformar con que nos asesore “nuestro amigo” el director del banco, o el asesor de seguros con el que trabajamos… que obviamente no tienen ninguna independencia… O tenemos que bucear en los foros de internet o en portales especializados para encontrar el consejo de alguien que no conocemos o el artículo de algún periodista que sabe menos de inversiones que nosotros.

Luego ocurren las cosas como las preferentes, la salida a bolsa de Bankia, Banca Cívica, las cuotas participativas de la CAM… Las redes comerciales de las entidades bancarias pueden con todo.

Volviendo al foco

6 Millones de potenciales clientes son muchos. Si además esos 6 Millones no están contentos con la evolución de sus ahorros gracias a su entidad bancaria, el potencial es mucho mayor. Lo suficiente para que una entidad, con gente inteligente en su equipo, piense en la posibilidad de encontrar un nuevo océano azul.

Hablando con esta persona que trabaja en una EAFI, me decía que les cuesta encontrar gente interesada en un servicio de asesoramiento tan personalizado y caro. No hay tanta gente con esa necesidad en España (o por lo menos nos son fáciles de encontrar). Es decir, antes o después se agotará ese número y ya les costará mucho encontrar nuevos clientes, por lo que pasarán a robárselos entre las EAFIs. Como él me decía, tienen que encontrar “un nuevo caladero de clientes“.

Le pregunté si el negocio de las EAFis podía cumplir el Principio de Pareto (algo que yo pensaba que sí y que él me confirmó). Más o menos quería decir que el 20% de los clientes (o menos) generaban preguntas y análisis que servían para el restante 80% (o más) de los clientes.

Poniendo un ejemplo sencillo: ante la salida a bolsa de una entidad bancaria, el análisis solicitado por uno de los clientes, sirve para dar respuesta a todos los demás.

Imaginaos si todos los clientes a los que ha llamado Bankia para ofrecerles las acciones hubieran recibido un consejo de un Asesor Financiero Independiente.

Yo le planteé que si fuera él (su empresa) montaría una EAFI para esos 6 Millones de potenciales clientes cabreados con sus entidades bancarias y compañías de seguros.

  • Que montara el Legálitas de las EAFIs.
  • Lanzara una marca nueva diferente, de manera que no afectara a su marca para inversores cualificados (BBVA y Santander tienen sus propias marcas diferentes para Banca Privada, sería igual pero a la inversa).
  • Que reaprovechara toda su estructura de analistas financieros para dar respuesta a esta nueva compañía.
  • Si en su EAFI actual se cumple el Principio de pareto en un 20%-80%. En una EAFI de miles de clientes el rango irá mucho más arriba a un 1%-99%. Si ellos se anticipan a la demanda, incluso ganarían más tiempo.
  • Necesitaría una tecnología que le permita mantener una Base de conocimiento rápida para dar respuesta a los clientes ya fuera por teléfono, mail, internet.
  • Tendría que paquetizar productos a distintos niveles desde los más baratos (que se ajusten a ese 1%-99%) a otros más evolucionados en distintos niveles, para acabar en aconsejar su producto premium (con la otra marca) a aquellos clientes que detecte pueden ser interesantes (el nuevo caladero).

Es una idea que en España nadie se atreverá a hacer (ojalá me equivoque), pero no será porque no haya potencial de clientes: 6 Millones.

Construyendo Oceanos Azules

Estas navidades me regalaron un kindle, estoy encantado. Leo todo lo que pasa por mi ordenador 🙂 libros, informes, curiosidades… es una maravilla. Llevaba tiempo queriendo leer este libro: Blue Ocean Strategy, pero no me decidía a comprarlo porque no soy un gran lector de libros de negocios y tenía que ir a la casa del libro (lo que me gusta una vez estoy allí, pero me da pereza).

Tengo una cosa clara, el kindle será para la industria editorial lo mismo que el iPod para la industria de la música. Pero eso dará para otro post seguro :-).

Volviendo al tema, el libro trata sobre estrategia empresarial, enfocandose en dos tipos:

  • La estrategia de los Océanos Rojos: competir en mercados y productos muy competitivos en los que se gana dinero por eficiencia y presión en los precios. Tal y como lo definen ellos “mercados muy explorados en los que la competencia feroz tiñe de rojo sus aguas”.
  • La estrategia de los Océanos Azules. que lleva a las empresas a generar un nuevo espacio de mercado haciendo irrelevante a la competencia, creando y captando nueva demanda donde no existía.

El libro trata de explicar las ventajas de esta última estrategia y de como orientar a la empresa en la búsqueda de esos océanos azules. Ponen como ejemplo “El Circo del Sol“, que cogió lo que más atraía  del sector del circo (la carpa, los payasos y los equilibristas) y lo mezcló con todo aquello que atrae del sector del teatro (Una historia con hilo conductor, la comodidad de sus butacas, el halo cultural…) creando un nuevo producto que atraía a todos aquellos que podían ir al circo y a los que iban al teatro, con un precio más alto (más cercano al del teatro) y con unos costes menores, pues se quitaba la parte más cara del circo: animales, transporte de animales, veterinarios, permisos…

Este es un ejemplo, pero yo voy a tratar de explicar un poco más entrando en un sector que es un océano rojo desde hace años pero que ahora ya está tiñéndose de granate y borgoña…

El sector de directorios locales (páginas amarillas, qdq, pages jaunes, 11811, europages, thomson local, yell…) era un océano azul gigante antes de la llegada del uso masivo de Internet para la búsqueda de información.

¿Cómo eramos antes?

Las páginas amarillas se entregaban en todas las casas, garantizándose así la audiencia. Si alguien quería encontrar un número de teléfono, una empresa… tenía que recurrir a las guías de papel (o a llamar a un 118)

Igualmente si teníamos una empresa, teníamos que estar en las quías amarillas para que alguien nos encontrase, porque tenían toda la audiencia.

Las empresas pagaban un coste fijo alto por estar en las páginas amarillas que variaba en función de la posición y el destacado.

No te garantizaban negocio, pero eran los líderes y si querías conseguir clientes tenías que estar ahí.

¿Cómo es hoy?

llegó Google y su uso masivo para búsqueda de información. Todo el mundo usa Google para buscar, ya no hacen falta las páginas amarillas. Llegamos al Océano Rojo

Las guías amarillas (Yell, QDQ, todas…) compiten en SEO para capturar el tráfico de las búsquedas en Google y llevarlas a sus páginas online. Los usuarios que antes utilizaban las guías de papel se han rendido, ante algo mejor,  al todopoderoso Google. Por tanto la lucha por las posiciones de SEO es encarnizada.

Además quieren llevar su producto de papel (págame por aparecer y págame más por aparecer destacado) a Internet. No te garantizo nada pero soy líder. FALSO, el líder de la búsqueda de información es Google.

¿Cómo innovan?

van por dos lados, por la parte de usuario intentan crear una mejor tecnología de búsqueda e invierten montañas de dinero en búsqueda en lenguaje natural intentando competir con el Rey Google. Y, al mismo tiempo  por supuesto, invierten en SEO para conseguir estar arriba en las búsquedas del mismo buscador.

Por la parte de cliente, aparte de seguir vendiendo lo de siempre, van e intentan vender dos novedades:

  • Páginas web “baratas” y basadas en plantillas : que venden como muy posicionables en Google.
  • Google Adwords: el producto a coste variable de G que les garantiza audiencia a las páginas web que les venden.

Si me lo permitís: estratégicamente impecable. Van directos hacia el iceberg, como el Titanic.

Una empresa de comerciales se pone a competir en tecnología de búsqueda con la “mejor” tecnología de búsqueda del mundo. Y además venden el producto de esa empresa y venden otro producto con el estupendo argumento comercial de que así le encontrarán en Google.

Yo estoy encantado de que ellos sigan navegando por sú Océano Rojo, mientras nosotros nos dedicamos a buscar y desarrollar nuestro propio Océano Azul.