del MP3 al ePub, pasando por el iPod y el kindle

Hace unos días estuve en casa de mi madre y, como siempre que voy, me puse a rebuscar en cajones (suelo encontrarme con recuerdos y cosas viejas curiosas). Me encontré con ésto (el aparato que está a la izquierda del iPhone 1):
yepp
Mucha gente no sabrá lo que es. Es un Samsung yepp YP-E32, un reproductor mp3 de 1.999, con la friolera de 32Mb de capacidad (cabían unas 8-10 canciones siempre que no estuvieran a una calidad mayor de 128kbs). Creo que fue de los primeros lectores MP3 que se lanzaron. Por aquella época lo que de verdad estaba de moda y era puntero, eran los discman que leían cds con ficheros mp3.

Era una época en la que todos los ordenadores traían lector-grabador de CDs. Aún se compraba mucha música. Y el programa de ordenador estrella para la música era el winamp, pasabas tus CDs a mp3 y tenías toda tu música disponible en el ordenador de la oficina sin tener que amontonar CDs.

Visto ahora con perspectiva, en todo este proceso, hubo dos cosas importantes:

  • Podías compartir música en MP3 fácilmente con los compañeros de trabajo, sólo eran ficheros y era fácil pasárselos de un ordenador a otro.
  • Además podías copiar toda esa música en MP3 a un CD de datos y tener en un único CD multitud de música que podías escuchar en tu lector de CD-MP3 o en cualquier ordenador.

Esas dos cosas que pasaron desapercibidas para la mayoría de nosotros, los mortales (y para la industria discográfica en particular), no fue así para al menos dos personas:

  • Sean Parker (conocido inversor de facebook) fue el cofundador de Napster. Fue la primera gran red P2P de intercambio de archivos de música entre usuarios. Ya no compartías la música con tus conocidos, ya lo hacías con cualquier persona conectada a Napster.

    A finales de 1999 varias de las grandes discográficas lo denunciaron, consiguiendo aumentar la popularidad de Napster y que alcanzara los 26MM de usuarios. El daño ya estaba hecho.

  • Steve Jobs se dio cuenta de que nos gusta tener a mano nuestra música, cuanta más mejor, porque te puede apetecer escuchar una canción de un grupo y al momento otra de un cantante distinto, o de otro album. Y crearon en el 2001 el iPod, con capacidad de 5 y 10GB y una duración de 10h de la batería. Impresionante, podías tener toda tu discoteca metida en el bolsillo (sólo funcionaba para mac, pero lo solucionaron en las siguientes versiones accediendo a un público mayor y añadiendo capacidades más grandes, de hasta 160GB en el 2007).

    Hoy nos parece lo más normal del mundo llevar varios GB de música en el bolsillo en un lector de MP3 o incluso en el móvil, pero hace 10 años lo normal (salvo el iPod) era llevar un reproductor de como mucho 512Mb o 1Gb en el mejor de los casos.

La conjunción planetaria del nacimiento del mp3, los servicios P2P y los dispositivos portátiles con varios GB de capacidad destrozó el mercado discográfico que existía hasta la fecha.

¿Que va a pasar con los libros y el negocio editorial?

Por resumir, creo que pasará algo parecido a lo que ocurrió con la música. A no ser que las editoriales estén estudiando bien las señales y encuentren un negocio alternativo.

Estas son las señales según las veo yo:

  • En 2007 el Epub se convirtió en un estándar oficial del International Digital Publishing Forum (IDPF) para la publicación de libros electrónicos.
  • En 2006 Sony lanza su primer lector de libros electrónicos basado en tinta electrónica, el Sony Reader
  • En noviembre de 2007 Amazon lanzó el kindle a un precio mucho más bajo que todos los demás lectores, popularizando desde entonces su uso.
  • Todos los libros publicados, por las editoriales, en formato electrónico (epub, awz, mobi, pdf…) pueden encontrarse fácilmente en las redes P2P para su descarga.
  • Hay gente que escanea libros físicos y los mete en las redes de descarga en formato pdf.
  • Libros no publicados en formato electrónico son más difíciles de encontrar para su descarga.
  • Los libros electrónicos no tienen coste de impresión, manipulación, distribución… y el coste de descarga de 10MB (por poner un tamaño a un fichero de un libro) tiende a 0€.
  • El coste de un libro en formato electrónico tiene que ser de muy poquitos euros. Tan pocos que no pienses ni en perder el tiempo en buscarlo en internet para descargar.
  • Amazon es el único que entiende esto hasta el momento. Mira los precios de los más vendidos en Amazon.
  • Sólo necesito llevar 1 libro en el lector (bueno, como mucho 4-5) porque sólo leo un libro cada vez, y mi media será de un par de libros leídos al mes. La capacidad del lector no es significativa ahora.
  • Leo novedades, pero también cosas que descubro por ahí y cosas que me recomiendan conocidos.
  • Mi madre, de 74 años, que decía que a ella le gustaba más el papel, no se separa de su kindle comprado hace casi 2 años. Y pone el tamaño de letra con el que mejor lee.
  • Cualquier escritor puede publicar su libro en formato electrónico y ponerlo disponible en Internet sin necesidad de una editorial.
  • Los escritores no dan conciertos, así que aquí no hay porcentaje que negociar sobre ese tema u otro parecido.

Ahora señores de las editoriales, a trabajar en encontrar un producto que les permita seguir viviendo de esto. No la jodan como los de la música por favor. Si me permiten un consejo:

Es mejor que les paguen poco dinero a que no les paguen nada.

Un comentario sobre “del MP3 al ePub, pasando por el iPod y el kindle

  1. El ebook o ereader es un gran invento. Ya no tengo pilas de libros en mi mesa, me he pasado a los electrónicos y puedo comprar novedades a un precio razonable o en oferta para mi KINDLE.
    En mi casa ya tenemos dos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.