El cierre de Uber

El día 31 tomé unas cañas con compañeros de la oficina, todos más jóvenes que yo, informáticos. Creo que es la primera vez en la que todos estábamos de acuerdo en algo: el cierre de Uber. A ninguno le parecía mal. Nunca antes había pasado con otros temas como las descargas, la velocidad que dan los isps…

¿Por qué esta vez no les parecía mal el cierre de uber?

Esa misma pregunta me hice yo. ¿No cumple con la legalidad? Las descargas tampoco y sin embargo ahí se produce más polémica.

Creo que ha sido una unión de varios factores que han llevado a ese cierre:

1) En España el transporte de viajeros está regulado como actividad mercantil profesional y se deben cumplir ciertos requisitos: licencia de actividad, licencia de conducción, seguro de responsabilidad civil, alta de actividad económica, vehículo adaptado, pago de impuestos…

2) Uber entró a competir con un sector de miles de empresarios individuales, no grandes corporaciones: Las simpatías no son las mismas (y eso que el gremio del taxi no es que esté muy bien visto) pero se han movilizado de una manera increible .

3) Ya existían aplicaciones para pedir un transporte desde el móvil, que los taxistas usan, que funcionan muy bien, que son legales y que pagan sus impuestos: vease: myTaxi, Hailo, pidetaxi.

4) Privacidad y seguridad: numerosas dudas acerca de la seguridad (Quién paga si hay un accidente? Quién se hace responsable? Y si un conductor, atraca, viola o amenaza a pasajeros?) y el manejo de datos por uber y los conductores. El miedo es libre. Hasta Richard Stallman ha escrito un post acerca de porqué no debes usar uber.

Imaginemos por un momento que que sale una nueva empresa que se llama “rebu” que es una app en la que puedes pedir medicamentos y que te los llevan a casa, pero que no tienen porqué ser farmacéuticos colegiados los que te los sirvan, sino que podría ser el chino del barrio que también venda medicamentos genéricos, homeopatía y otras cosas.

Pueden pasar dos cosas, que uber se convierta en un myTaxi, o que vaya cerrando en cualquier país con una legislación del transporte de viajeros mínimamente desarrollada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.