Financiación de empresas: bancos, MAB, otras alternativas?

Hoy escribo de algo de lo que no tengo ni formación, ni conocimientos, ni experiencia, lo confieso. Pero lo voy a intentar hacer aplicando una cierta dosis de sentido común, que creo que de eso sí tengo un poco.

Voy a tratar de escribir sobre dos temas en uno, a ver si soy capaz de hilarlos. Por un lado, el problema de la financiación de las empresas hoy en día en España y el papel de los bancos y los analistas/asesores financieros en este ámbito. Y por otro, del uso que hacen los bancos de nuestro dinero y a que lo dedican. Empezaré por aquí.

El papel de los bancos

He tratado de hacer un esquema simple de lo que creo que es el funcionamiento de un Banco/Caja. Para mi, el banco/caja no es más que un intermediario que distribuye el dinero entre todos los actores para que la economía funcione y no se pare. Es decir consigue dinero e invierte el dinero, obteniendo un porcentaje de comisión en las operaciones.

¿Cómo consiguen el dinero?

  1. De los ahorros de sus clientes (a cambio nos remunera con un % sobre la cantidad que le dejamos)
  2. De otros bancos – Interbancario (los bancos se prestan entre sí a cambio de un interés %)
  3. De Bancos centrales (Como el BCE que aporta liquidez a los bancos a cambio de un interés sobre la cantidad prestada)

¿Donde invierte el dinero el banco para ganar más dinero?

  1. Presta a las familias y particulares (Hipotecas, prestamos al consumo -> Fomenta el consumo)
  2. Presta a las empresas (Financiación, líneas de liquidez -> Fomenta la actividad empresarial, ayuda a la creación de empleo)
  3. Inversiones en Fondos y otros productos (Banca de Inversión pura y dura).
  4. Inversiones en Letras/bonos de Tesoros Públicos (Deuda Pública, fomenta, en cierto modo, la inversión pública, lo que ayuda a las empresas y genera empleo).

Lo único que se le pide a la banca es que tenga siempre disponible un % de todo el dinero depositado en sus arcas (lo que ahora todo el mundo conoce, y antes nadie, como Core Capital y que diremos que está alrededor del 8-10% de los fondos depositados).

El otro día charlando con un conocido (él sí es analista financiero en una empresa muy relevante del sector), me decía que efectivamente el crédito está cerrado para las empresas y que se va a cerrar más aún el año que viene. E igualmente para los particulares. Para que te den un crédito para tu casa o para un coche nuevo ya no vas a necesitar un nómina, sino un expediente inmaculado… Y, como me decía él, al que le den un crédito, que se prepare, porque el tipo de interés que se le va a aplicar se va a parecer más a los que pagaban nuestros padres que a los que estábamos acostumbrados hasta ahora.

Si esto ocurre, se borran dos de las tres patas inversoras del banco que generan beneficio sobre la sociedad (entendiendo esto como actividad de la economía, fomentando el consumo o ayudando a las empresas). La banca comercial entonces, no dando crédito, se convierte en banca de inversión pura. Esto hace que se produzca una situación que da que pensar:

Para que el banco utilice mi dinero para invertir en bonos y letras del estado, prefiero invertirlo yo mismo.  Me quito un intermediario que además aporta más riesgo a mi dinero (al final mi dinero del banco está asegurado por el fondo de garantía de depósitos, que es el propio Estado).

En realidad esto que escribo es algo que empiezo a escuhar ultimamente con demasiada frecuencia entre conocidos. La gente no se fía de los bancos y cada vez menos. Piensan que no ayudan, que invierten mal su dinero y que todos pueden quebrar y perder su dinero. Si la gente cogiera su dinero y lo invirtieran directamente en deuda pública y guardaran el resto en casa, supondría la ruptura del sistema…

¿Y de la financiación de las empresas?

Pero además, está el caso del crédito a las empresas. En la última semana he leido ya dos artículos, sobre la alternativa del MAB a la falta de crédito de los bancos (En Diario Negocio y en Cotizalia). Están escritos por especialistas financieros, y ambos dan por hecho la falta de crédito a las empresas. Lo cual lleva a la confirmación de lo que comentábamos anteriormente. Para el que no lo conozca, el MAB, es el Mercado Alternativo Bursatil. Una suerte de Mercado Continuo para empresas de pequeña capitalización (medianas empresas), donde a día de hoy cotizan tan solo 17 empresas.

En este caso los dos artículos nos venden las ventajas del MAB como alternativa a la tan deseada financiación bancaria. No creo mucho en las casualidades, así que imagino que serán parte interesada y que con el cambio de gobierno les interesará también que faciliten (vía subvenciones y/o exenciones fiscales) la salida a cotizar al MAB.

¿Pero el MAB es una solución? ¿ayudará a crear empleo? ¿a financiar a las PYMES?

Bueno, partamos de que sería un grandísimo éxito que cotizaran un centenar de empresas en el MAB (tomando como expectativas la experiencia del AlterNext Francés – 150 empresas cotizadas). Pensemos que la captación de fondos media por empresa (según me planteaba un conocido, analista financiero, con el que hablaba de este tema el otro día) será de unos 2,5-3 MM de euros.

teniendo en cuenta que en España el 95% de las empresas tienen menos de 5 empleados (alrededor de 1,5 millones de empresas) y que son las responsables de la creación de empleo en este país, el que 80 empresas salgan a cotizar al MAB captando una media de 3MM de euros (con un 10% de media de gastos de salida a bolsa) creo que no va a suponer ninguna diferencia a la hora de ayudar a la economía real. Se captarán unos 240 MM de euros, de los cuales 24 MM no llegarán a las empresas, sino que se los quedarán los asesores financieros y legales (porque claro para llegar a esas 80 nuevas empresas habrá que poner exenciones fiscales, con lo cual hacienda no se llevará mucho o nada). Eso sin tener en cuenta el perfil de las empresas que salgan a cotizar. Cotizar supone buscar inversores, así que esas empresas serán “medianas empresas” (no pymes) que funcionen bien, salvo por tensiones de tesorería y con un plan de expansión en el extranjero. Con lo cual más de lo mismo, una empresa que debería poder financiarse sin problemas con un banco en condiciones normales.

Resumen

  • Tú mismo puedes invertir en Deuda Pública directamente, no necesitas un intermediario.
  • Sin crédito a empresas y particulares no hay ayuda a la economía.
  • Si la banca comercial no da  crédito, pierde todo su sentido.

¿Qué es mejor entonces, crear un banco malo para coger toda la basura inmobiliaria de los bancos, o crear un banco bueno que fomente el crédito a empresas con esos 100.000 Millones que plantean va a costar el dichoso Banco malo?

  • La Gran Empresa no va a crear puestos de trabajo (está cansada de los costes de despidos…)
  • La Mediana empresa sólo necesita financiación para sobrevivir, no va a contratar y sí a mantener los puestos que tiene
  • Los únicos que crearán puestos de trabajo serán las PYMEs y los emprendedores (Pymes de nueva creación al fin y al cabo)

¿Qué es mejor entonces, subvencionar el salto a cotizar en un mercado secundario o fomentar el crédito a las medianas empresas y la financiación público/privada a emprendedores?

Tiene pinta de que Rajoy no va a crear un Banco Público para que fluya el crédito… y parece que sí va a crear un banco malo para coger toda la mierda inmobiliaria de los bancos… Así que por lo menos espero:

  1. Que a cambio del banco malo, obligue a que fluya el crédito.
  2. que no pierda el tiempo (y el dinero) financiando salidas a bolsa. Porque no ayudará a crear empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.