Las mentiras (y verdades) de las SICAVs

De un tiempo a esta parte estoy volviendo a recibir mails acerca de las SICAVsy de que sólo tributan al 1% y todas esas cosas. Y lo que me sorprende es que vienen de conocidos que tienen ahorros invertidos en depósitos, fondos de inversión, bolsa y/o planes de pensiones. Por lo que les supongo más o menos conocedores de la realidad.

Soflamas como “unámonos 100 amigos y constituyamos una sicav“, “con sólo subir al 2% la tributación…“. Chorradas.

La verdad es que no tengo muy claro como explicar esto de manera que lo pueda entender bien cualquiera, pero creo que voy a empezar con un ejemplo de lo que pasa con los ahorros de una persona normal y corriente:

Un particular tiene unos ahorros que no necesita en el medio plazo y quiere invertirlos para sacarle dinero y a futuro poder usarlos para completar su pensión o acometer compras, viajes… Lo normal.

Lo usual es que tengan un Depósito Bancario con una revalorización fija ofrecida con el banco. El plazo fijo de toda la vida. Aquí cada vez que te devengan intereses, te descuentan el porcentaje de impuestos (21% hasta los primeros 6.000€ de intereses). En el momento de cancelación tendrás que pagar igualmente los impuestos correspondientes. Es decir, si sacas tus ahorros del depósito para invertirlo en otro producto bancario, pagas impuestos.

Puede tener un dinero invertido en Fondos de Inversión. En este producto dejas a los bancos tu dinero y ellos lo invierten como creen conveniente. Aquí puedes perder o ganar dinero en función de como vaya la inversión. El que gana seguro es el banco con las comisiones. Si tu quieres mover tu dinero de un Fondo a otro Fondo (por ejemplo de uno de renta fija europea a uno de renta variable asiática) no pagas ningún impuesto aunque hayas tenido beneficios en la inversión del primero. Sólo pagarías tus impuestos cuando cancelas la inversión en Fondos (te llevas el dinero a tu cuenta corriente o a otro producto de inversión diferente). Te aplican una fiscalidad similar a la de los depósitos bancarios (21%, aunque puede llegar hasta el 27 si ganas más de 4.000€).

Si inviertes en Bolsa de Valores, cada vez que vendes acciones con beneficio, pagas impuestos. Independientemente de que luego ese dinero vuelvas a reinvertirlo en otras acciones (la fiscalidad, similar a las anteriores, 21%).

Con los Planes de Pensiones ocurre igual que con los Fondos, tu los puedes mover de un plan de pensiones a otro sin pagar impuestos mientras tu dinero esté invertido. Cuando lo sacas es cuando pagas impuestos.

Total, que hacemos el pringado pagando impuestos cada vez que movemos nuestro dinero de un producto de inversión a otro. Como siempre aquí está en desventaja la clase media.

Teniendo en cuenta esto, podemos ahora preguntarnos:

¿Qué es una SICAV realmente?

Una SICAV, no es más que Sociedad Anónima que funciona, básicamente, de igual manera que un Fondo de Inversión. Lo que hace la SICAV es coger tu dinero e invertirlo de manera similar a como lo haría un fondo de inversión (en acciones, otros fondos, depósitos…). Los beneficios que vaya obteniendo esa SICAV (o Fondo) tributan al 1%. Pero, y aquí está la diferencia importante de lo que cuenta la gente a lo que realmente es, cuando tú liquidas tu inversión en la SICAV, pagas los impuestos sobre los beneficios al mismo porcentaje que los otros productos financieros (21% en adelante).

De hecho cualquiera de nosotros puede ser accionista de una SICAV, puesto que son sociedades públicas que cotizan en el MAB (Mercado Alternativo Bursatil). Sólo tienes que llamar a tu banco y decir que quieres comprar acciones de, por ejemplo, Españoleto Gestión Global SICAV (SICAV del grupo AFI), Moroinvest (SICAV de Alicia Koplowitz) o Koala Capital SICAV (la SICAV de Marc Garrigasait). O si quieres algo más exótico, Oyster SICAV (de Pedro Almodovar, aunque este ya se la llevó para Luxemburgo creo).

Tienes todo el listado de SICAVs que cotizan en el MAB en este enlace de la CNMV.

La diferencia real entre un Fondo de Inversión y una SICAV, es que en la SICAV los accionistas (los que tengan la mayoría accionarial) influyen en la gestión y en la decisión de las inversiones, mientras que en un Fondo, es la entidad gestora la que decide la inversión.

Pero claro, uno no puede crear una SICAV así como así. Hay que cumplir una serie de requisitos complicados de cumplir a priori por los comunes mortales:

  • Capital mínimo de 2,4 MM de €.
  • Un mínimo de 100 accionistas diferentes.

Casi dos millones y medio de euros no los juntamos así como así entre unos cuantos. Y poner de acuerdo en decisiones de inversión a un mínimo de 100 accionistas, pues tampoco es lo más sencillo.Entiendo que por estos dos requisitos es por lo que se asocian las SICAV con las grandes fortunas.

Es cierto que existe la figura de los “Mariachis” en SICAV de grandes fortunas. Los mariachis son accionistas de paja (por llamarlo así, fiduciarios, que te ayudan a cumplir con ese mínimo de 100 accionistas). Suelen ser familiares, amigos, empleados…

Por ejemplo hay alguna SICAV de personas conocidas en las que ellos ostentan el 97% de las acciones de la sociedad mientra que el resto de accionistas, hasta un mínimo de 100, tienen sólo un 3%.

Pero si alguien es capaz de juntar a un mínimo de 100 amigos, que junten 2,4 MM de € y que deleguen en alguien la gestión de las inversiones, puede montar una SICAV y tratar de ganar dinero con ella. Lo que tendrá será un fondo de inversión de amiguetes en el que ellos deciden donde se invierte su dinero, en vez del banco. Eso sí, al salir de la SICAV, tendrá que liquidar impuestos sobre los beneficios con Hacienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.