¿Liberalizando sectores o ayudando a los monopolios?

Este domingo, leyendo el suplemento Mercados de El Mundo, venía un artículo sobre  José Blanco, en el Ministerio de Fomento, y las actuaciones a las que se tiene que enfrentar en su nuevo cargo (que conste que Blanco me parece el personaje más zafio del partido socialista y sin embargo estoy seguro de que será el ministro que mejor vaya a hacer su trabajo). Entre otros asuntos pendientes en Fomento hay uno muy importante y complicado al que tiene que hacer frente: La liberación de los servicios postales.

Lo curioso es que, según el artículo, parece que “este es el único de los deberes que Magdalena Álvarez dejó hecho a José Blanco“. Parece que Álvarez sufrió huelgas y demás pero que consiguió acabar con el monopolio de Correos… ein???

Es curioso que digan que Correos dejará de ser un monopolio en 2011. Parece que no se acuerdan de cuando en 2001 se inició la liberalización del servicio postal, Correos se convirtió en una Sociedad Anónima Estatal y nació, para competir con ella, Vía Postal, operador privado, participado por Luis Sans y el Banco Popular, que se atrevió a intentar competir con el monopolio de Correos. Apenas un año después, el 8 de Junio del 2002, suspendió pagos y cesó su actividad.

En la actualidad el “principal” competidor de Correos sería Unipost, una sociedad participada por la famila Raventòs (55%) y Deutsche Post. Muy enfocada en servicios a empresas y marketing directo, pero sin presencia 100% nacional.

Así que en 2011 llegará la prometida liberalización del servicio postal, pero claro todo quedará atado y bien atado. Porque al Monopolio y proveedor del Servicio Universal habrá que concederle alguna ventaja sobre los diferentes competidores.. ummmh?

Pensemos en como ha evolucionado y va a evolucionar la comunicación postal en estos años. Practicamente no hay cartas personales, ni telegramas ni giros postales. El envío de cartas se limita casi exclusivamente a correspondencia de facturas de empresas, notificaciones de bancos, administraciones  públicas (ayuntamientos, hacienda…) y Marketing directo de empresas. Bueno y, en Navidades, las postalitas de Navidad. El resto lo hacemos todo con Internet o con el móvil: correo electrónico, sms, MMS…

Desde luego a primera vista no es un futuro nada alagüeño más allá del marketing directo (estrategia en la que está centrada Unipost). A los bancos y empresas les cuesta un dineral enviar las cartas y todas están trabajando en implantar, y conseguir que sus clientes utilicen, la factura electrónica,  enviandola por e-mail.

Entonces está claro, a Correos (y a sus posibles competidores) sólo les quedan dos cosas:

* Que el Gobierno/Comunidades/Ayuntamientos no quiten las comunicaciones en papel en mucho tiempo.

* Tener la dirección electrónica real y válida de un ciudadano.

El primer punto no hay problema, como es el proveedor del Servicio Universal pues le enchufo el correo postal oficial y no hay nada más que discutir, pero además, y para que tenga alguna ventaja más, pues a Correos le dejo poner oficinas en los edificios de diversos organismos oficiales. Es algo de lo que me di cuenta hace unos meses, usando el buscador de oficinas de Correos, busqué oficinas en el código postal de donde trabajo (2004, muchos edificios oficiales) y vi varias oficinas que me venían bien, pero que luego al ir a ellas no aparecían, en dos casos eran, un edificio de Cultura en la Plaza del Rey primero y un Edificio del Ministerio de Educación en la calle Madrazo después (en Madrid las 2). Ya en esta última me atreví a preguntar al de Seguridad que había en la puerta que si le sonaba una oficina de Correos por esa zona y el tipo, así como en tono confidencial, me dijo que allí dentro. Al volver a la oficina pasé por Cultura en Plaza del Rey y volví a hacer lo mismo. Igualmente el de seguridad me dijo que estaba en la planta sotano y que me tenía que identificar para entrar. Me parece increible, es como si dentro de un colegio público pongo una librería en la que se venden los libros de texto y todo el material del colegio.

Pero el tema serio de verdad está en las Comunicaciones Electrónicas.

A nadie se le escapa que el verdadero potencial de Correos está en la distribución, tiene la dirección correcta de todo el mundo en España. Cualquiera que entienda un poco de publicidad sabe del valor del marketing directo y del funcionamiento del Mail Marketing en Internet. Uno de sus fallos es garantizar la recepción del envío. Cuando se envía una carta comercial se sabe que llega, cuando se envía un e-mail puede ser que llegue o no, puede acabar en una carpeta de spam, puede ser una dirección de e-mail desactualizada. Como nos diría Mastercard…

Tener la dirección de e-mail real, autorizada y validada de un Ciudadano… No tiene precio.

Pues bien, aquí es donde el Gobierno y Correos se han puesto manos a la obra. Evidentemente antes o después todas las notificaciones oficiales serán electrónicas y ante ello el Gobierno (o los diferentes gobiernos) han aprobado diferentes Leyes y Decretos al respecto. Hasta aquí todo normal, además para hacer uso de diferentes Servicios Online Oficiales se necesita un Certificado Digital (firma electrónica) para garantizar la encriptación y seguridad de los datos. Igualmente todo normal.

Pero ahora bien, sólo eso no basta,  aparece la necesidad del “Servicio de Notificaciones Electrónicas“. Sí, algo como esa carta que te llega de Tráfico cuando tienes una multa, o de Hacienda cuando hay que presentar algún documento, avisándote del plazo que tienes y demás cosas… Y además haces obligatorio por Ley que esas notificaciones se hagan sobre una dirección que denominas DEU (Dirección Electrónica Única), validada y emitida por el Estado y con un operador certificado por ellos.

Y aquí es donde está el tema. La DEU que nos ofrece el Gobierno es una dirección de e-mail gratuita para el Ciudadano proporcionada únicamente por Correos, es el único operador válido y evidentemete el Gobierno (los contribuyentes) pagará a Correos por dicha Aplicación. No es más que un sistema de correo electrónico que además de validar con Usuario/Password, valida contra tu Certificado Digital y firma los mensajes que envías.

NO TIENE NADA MÁS. Y cuando digo nada más, es nada más. Han cogido un webmail hecho en Java, muy cutre, y lo han implementado, pero no esperéis nada tecnológicamente avanzado como implementación de Protocolos antispam, Domain Keys o SPF o nada por el estilo. Un sistema de correo simple y morondo, sólo ver las cabeceras de un mail enviado desde ese sistema dan vergüenza a cualquier administrador de correo serio.

Eso sí, cada usuario/Ciudadano dado de alta en el sistema es un usuario certificado y validado, y es la dirección de e-mail “real” a todos los efectos de dicha persona.

¿Por qué razón Correos es el único operador autorizado para emitir DEUs? ¿Por qué operadores mucho más avanzados tecnológicamente (proveedores de hosting, antispam… no han sido seleccionados para dicho proyecto? ¿Qué proceso de validación tecnológica han seguido para dar por válida esa aplicación?

Está claro, el monopolio es el monoplio y lo seguirá siendo. Pero si yo fuera Unipost, o la propia Vía Postal si estuviera pensando en volver a intentarlo, lo primero que haría sería forzar la entrada en el Sistema DEU. Si fuera un proveedor de Hosting importante (Acens, Arsys…) igualemente estaría pidiendo la entrada en dicho sistema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.